La raza humana siempre está buscando formas de mejorar la comunicación. La invención del papel, alrededor del año 4.000 AC por los antiguos egipcios, significó que la información se pudo registrar y transmitir. Este papel estaba hecho de un tejido de juncos llamado Papyrus (La palabra “papel” en realidad proviene de la palabra “papiro”). Pero no fue hasta el año 105 DC que se inventó el papel tal como lo conocemos hoy.

Ts’ai Lun, un funcionario de la corte china mezcló corteza de morera, cáñamo y trapos con agua, lo aplastó hasta convertirlo en pulpa, presionó el líquido y colgó la fina alfombra para que se secara al sol. Así nació el papel, la fabricación de papel se convirtió en parte de la cultura y se utilizó como sustento para escribir, como material de abanicos, prendas de vestir, muñecas y como un componente importante de los hogares. Las técnicas de impresión en bloques fueron utilizadas primero por los japoneses.

Llevó otros 400 años para que la fabricación de papel llegara a Europa. La primera fábrica de papel en Europa fue construida por los árabes en Xativa, España. La fabricación de papel comenzó a extenderse gradualmente por el resto de Europa.

No fue sino hasta 1588 que Inglaterra comenzó a hacer su propio papel.

En la actualidad los periódicos, las impresiones publicitarias y publicaciones de libros, revistas, catálogos, etc. son parte de una gran industria que genera miles de puestos de trabajo alrededor del mundo.